Trastornos de ansiedad y ataques de ansiedad

Reconocer los signos y síntomas y obtener ayuda

Es normal sentirse ansioso cuando se enfrenta a una situación desafiante, como una entrevista de trabajo, un examen difícil o una primera cita. Pero si sus preocupaciones y temores le impiden vivir su vida de la manera que le gustaría, puede estar sufriendo un trastorno de ansiedad. Hay muchos tipos diferentes de trastornos de ansiedad, así como muchos tratamientos efectivos y estrategias de autoayuda. Una vez que entienda su trastorno de ansiedad, hay pasos que puede tomar para reducir sus síntomas y recuperar el control de su vida.

¿Qué es un trastorno de ansiedad?

La ansiedad es una reacción normal al peligro, la respuesta automática de lucha o huida del cuerpo que se activa cuando te sientes amenazado, bajo presión o enfrentando una situación estresante. Con moderación, la ansiedad no es necesariamente algo malo. Puede ayudarlo a mantenerse alerta y concentrado, estimularlo a la acción y motivarlo para resolver problemas. Pero cuando la ansiedad es constante o abrumadora, cuando interfiere con sus relaciones y actividades diarias, es probable que haya cruzado la línea de la ansiedad normal al territorio de un trastorno de ansiedad.

Dado que los trastornos de ansiedad son un grupo de afecciones relacionadas en lugar de un solo trastorno, los síntomas pueden variar de persona a persona. Un individuo puede sufrir ataques de ansiedad intensa que se producen sin previo aviso, mientras que otro se pone nervioso ante la idea de mezclarse en una fiesta. Alguien más puede luchar con un miedo incapacitante de conducir, o pensamientos incontrolables e incontrolables. Otro más puede vivir en un estado constante de tensión, preocupándose por cualquier cosa y por todo. Pero a pesar de sus diferentes formas, todos los trastornos de ansiedad hacen que un miedo o preocupación intensa sea desproporcionado con la situación en cuestión.

Si bien tener un trastorno de ansiedad puede ser incapacitante, lo que le impide vivir la vida que desea, es importante saber que no está solo. Los trastornos de ansiedad están entre los problemas de salud mental más comunes y son altamente tratables.

¿Tengo un trastorno de ansiedad?

Si se identifica con alguno de los siguientes siete signos y síntomas, y simplemente no desaparecen, es posible que tenga un trastorno de ansiedad:

  1. ¿Está constantemente tenso, preocupado, o en el borde?
  2. ¿Su ansiedad interfiere con sus responsabilidades laborales, escolares o familiares?
  3. ¿Estás plagado de temores que sabes que son irracionales, pero que no puedes sacudir?
  4. ¿Crees que algo malo sucederá si ciertas cosas no se hacen de cierta manera?
  5. ¿Evitas las situaciones o actividades cotidianas porque te causan ansiedad?
  6. ¿Experimentas ataques repentinos e inesperados de pánico que golpea el corazón?
  7. ¿Sientes que el peligro y la catástrofe están a la vuelta de la esquina?

Signos y síntomas de trastornos de ansiedad.

Además del síntoma principal del miedo y la preocupación excesivos e irracionales, otros síntomas emocionales comunes de un trastorno de ansiedad incluyen:

  • Sentimientos de aprensión o temor.
  • Observando señales de peligro.
  • Anticipando lo peor.
  • Problemas para concentrarse
  • Sentirse tenso y nervioso.
  • Irritabilidad
  • Sentir que tu mente se ha quedado en blanco

Pero la ansiedad es más que un simple sentimiento. Como producto de la respuesta de lucha o huida del cuerpo, la ansiedad también implica una amplia gama de síntomas físicos, que incluyen:

  • El corazón palpitante
  • Transpiración
  • Dolores de cabeza
  • Malestar estomacal
  • Mareo
  • Micción frecuente o diarrea
  • Falta de aliento
  • Tensión muscular o contracciones
  • Temblando o temblando
  • Insomnio

Debido a estos síntomas físicos, los pacientes de ansiedad a menudo confunden su trastorno con una enfermedad médica. Pueden visitar a muchos médicos y hacer numerosos viajes al hospital antes de que finalmente se reconozca su trastorno de ansiedad.

El vínculo entre los síntomas de ansiedad y la depresión.

Muchas personas con trastornos de ansiedad también sufren de depresión en algún momento. Se cree que la ansiedad y la depresión provienen de la misma vulnerabilidad biológica, lo que puede explicar por qué con tanta frecuencia van de la mano. Dado que la depresión empeora la ansiedad (y viceversa), es importante buscar tratamiento para ambas afecciones.

¿Qué es un ataque de ansiedad?

Los ataques de ansiedad, también conocidos como ataques de pánico, son episodios de pánico intenso o miedo. Los ataques de ansiedad suelen ocurrir de forma repentina y sin previo aviso. A veces hay un disparador obvio: atascarse en un ascensor, por ejemplo, o pensar en el gran discurso que tienes para dar, pero en otros casos, los ataques salen de la nada.

Los ataques de ansiedad suelen alcanzar un máximo de 10 minutos, y rara vez duran más de 30 minutos. Pero durante ese breve período de tiempo, puede experimentar un terror tan severo que siente que está a punto de morir o que pierde totalmente el control. Los síntomas físicos de los ataques de ansiedad son en sí mismos tan aterradores que muchas personas piensan que están sufriendo un ataque al corazón. Después de que termine un ataque de ansiedad, es posible que se preocupe por tener otro, especialmente en un lugar público donde no haya ayuda disponible o que no pueda escapar fácilmente.

Los síntomas de un ataque de ansiedad incluyen:

  • Oleada abrumadora de pánico
  • Sentimiento de perder el control o volverse loco.
  • Palpitaciones del corazón o dolor en el pecho.
  • Sentir que te vas a desmayar
  • Dificultad para respirar o sensación de ahogo.
  • Hiperventilacion
  • Sofocos o escalofríos
  • Temblor o temblor
  • Náuseas o calambres estomacales
  • Sentirse desapegado o irreal

Es importante buscar ayuda si empiezas a evitar ciertas situaciones porque tienes miedo de sufrir un ataque de pánico. La verdad es que los ataques de pánico son altamente tratables. De hecho, muchas personas no tienen pánico en tan solo 5 a 8 sesiones de tratamiento.

Tipos de trastornos de ansiedad y sus síntomas.

Los trastornos de ansiedad y afecciones estrechamente relacionadas con los trastornos de ansiedad incluyen:

Trastorno de ansiedad generalizada (TAG)

Si las preocupaciones y los temores constantes lo distraen de sus actividades diarias, o si le preocupa la sensación persistente de que algo malo va a suceder, es posible que sufra un trastorno de ansiedad generalizada (GAD, por sus siglas en inglés). Las personas con GAD son perturbadoras crónicas que se sienten ansiosas casi todo el tiempo, aunque tal vez ni siquiera sepan por qué. La ansiedad relacionada con el TAG a menudo se manifiesta en síntomas físicos como insomnio, malestar estomacal, inquietud y fatiga.

Ataques de pánico y trastorno de pánico.

El trastorno de pánico se caracteriza por ataques de pánico inesperados y repetidos, así como por temor a experimentar otro episodio. La agorafobia, el temor de estar en un lugar donde escapar o ayudar sería difícil en caso de un ataque de pánico, también puede acompañar a un trastorno de pánico. Si tiene agorafobia, es probable que evite lugares públicos como centros comerciales o espacios confinados como un avión.

Trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)

El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) se caracteriza por pensamientos o comportamientos no deseados que parecen imposibles de detener o controlar. Si tiene TOC, puede sentirse preocupado por las obsesiones, como la preocupación recurrente de que olvidó apagar el horno o que podría lastimar a alguien. También puede sufrir de compulsiones incontrolables, como lavarse las manos una y otra vez.

Fobias y miedos irracionales.

Una fobia es un miedo irreal o exagerado a un objeto, actividad o situación específica que en realidad presenta poco o ningún peligro. Las fobias comunes incluyen el miedo a los animales (como las serpientes y las arañas), el miedo a volar y el miedo a las alturas. En el caso de una fobia severa, puedes llegar a extremos para evitar el objeto de tu miedo. Desafortunadamente, evitando sólo fortalece la fobia.

Desorden de ansiedad social

Si tienes un temor debilitante de que otros te vean negativamente y te humillen en público, es posible que tengas un trastorno de ansiedad social, también conocido como fobia social. El trastorno de ansiedad social puede considerarse como una timidez extrema. En casos severos, las situaciones sociales se evitan por completo. La ansiedad de rendimiento (más conocida como miedo escénico) es el tipo más común de fobia social.

Trastorno por estrés postraumático (TEPT)

El trastorno de estrés postraumático (TEPT) es un trastorno de ansiedad extrema que puede ocurrir después de un evento traumático o que pone en peligro la vida. El trastorno de estrés postraumático se puede considerar como un ataque de pánico que rara vez, si acaso, cesa. Los síntomas del trastorno de estrés postraumático incluyen escenas retrospectivas o pesadillas sobre el incidente, hipervigilancia, sobresaltos fácilmente, retirarse de los demás y evitar situaciones que le recuerden el evento.

Trastorno de ansiedad por separación

Si bien la ansiedad por separación es una etapa normal del desarrollo, si las ansiedades se intensifican o son lo suficientemente persistentes como para obstaculizar la escuela u otras actividades, su hijo puede tener un trastorno de ansiedad por separación. Los niños con trastorno de ansiedad por separación pueden agitarse solo con la idea de estar lejos de mamá o papá y quejarse de una enfermedad para evitar jugar con amigos o ir a la escuela.

Autoayuda para la ansiedad.

No todos los que se preocupan mucho tienen un trastorno de ansiedad. Puede sentirse ansioso debido a un horario demasiado exigente, falta de ejercicio o de sueño, presión en el hogar o en el trabajo, o incluso por el exceso de cafeína. La conclusión es que si su estilo de vida no es saludable y estresante, es más probable que se sienta ansioso, ya sea que tenga o no un trastorno de ansiedad. Estos consejos pueden ayudar a disminuir la ansiedad y controlar los síntomas de un trastorno:

Conectar con otros. La soledad y el aislamiento pueden desencadenar o empeorar la ansiedad, mientras que hablar de sus preocupaciones cara a cara a menudo puede hacer que parezcan menos abrumadoras. Asegúrese de reunirse regularmente con amigos, unirse a un grupo de autoayuda o de apoyo, o compartir sus preocupaciones y preocupaciones con un ser querido de confianza. Si no tiene a nadie a quien pueda contactar, nunca es demasiado tarde para crear nuevas amistades y una red de apoyo.

Manejar el estrés. Si sus niveles de estrés son a través del techo, el manejo del estrés puede ayudar. Mire sus responsabilidades y vea si hay alguna a la que pueda renunciar, rechazar o delegar a otros.

Practica técnicas de relajación. Cuando se practica con regularidad, las técnicas de relajación como la meditación consciente, la relajación muscular progresiva y la respiración profunda pueden reducir los síntomas de ansiedad y aumentar los sentimientos de relajación y bienestar emocional.

Hacer ejercicio regularmente. El ejercicio es un eliminador de estrés natural y calmante para la ansiedad. Para lograr el máximo beneficio, intente realizar por lo menos 30 minutos de ejercicio aeróbico casi todos los días (dividido en períodos cortos, si es más fácil). Las actividades rítmicas que requieren mover ambos brazos y piernas son especialmente efectivas. Intente caminar, correr, nadar, artes marciales o bailar.

Dormir lo suficiente. La falta de sueño puede exacerbar los pensamientos y sentimientos de ansiedad, así que trate de dormir entre siete y nueve horas por noche.

Sea inteligente con la cafeína, el alcohol y la nicotina. Si lucha con la ansiedad, puede considerar reducir su consumo de cafeína o eliminarlo por completo. Del mismo modo, el alcohol también puede empeorar la ansiedad. Y aunque parezca que los cigarrillos son calmantes, la nicotina es en realidad un estimulante poderoso que conduce a niveles más altos, no más bajos, de ansiedad. Para obtener ayuda para dejar el hábito, vea Cómo dejar de fumar.

Poner fin a la preocupación crónica. Preocuparse es un hábito mental que puedes aprender a romper. Las estrategias como crear un período de preocupación, desafiar pensamientos ansiosos y aprender a aceptar la incertidumbre pueden reducir significativamente la preocupación y calmar sus pensamientos ansiosos.

Cuándo buscar ayuda profesional para los síntomas de ansiedad.

Si bien las estrategias de autoayuda para sobrellevar la ansiedad pueden ser muy efectivas, si sus preocupaciones, temores o ataques de ansiedad se han vuelto tan grandes que causan una angustia extrema o interrumpen su rutina diaria, es importante buscar ayuda profesional.

Si experimenta muchos síntomas de ansiedad física, debe comenzar por hacerse un chequeo médico. Su médico puede verificar que su ansiedad no esté causada por una afección médica, como un problema de tiroides, hipoglucemia o asma. Debido a que ciertos medicamentos y suplementos pueden causar ansiedad, su médico también querrá saber acerca de cualquier receta, medicamentos de venta libre, remedios a base de hierbas y medicamentos recreativos que esté tomando.

Si su médico descarta una causa médica, el siguiente paso es consultar con un terapeuta que tenga experiencia en el tratamiento de trastornos de ansiedad. El terapeuta trabajará con usted para determinar la causa y el tipo de su trastorno de ansiedad y diseñar un curso de tratamiento.

Tratamiento para los trastornos de ansiedad.

Los trastornos de ansiedad responden muy bien a la terapia y, a menudo, en un tiempo relativamente corto. El enfoque del tratamiento específico depende del tipo de trastorno de ansiedad y su gravedad. Pero en general, la mayoría de los trastornos de ansiedad se tratan con terapia, medicamentos o alguna combinación de los dos. La terapia cognitiva conductual y la terapia de exposición son tipos de terapia conductual, lo que significa que se centran en el comportamiento en lugar de en los conflictos o problemas psicológicos subyacentes del pasado. Pueden ayudar con problemas como ataques de pánico, ansiedad generalizada y fobias.

Terapia de comportamiento cognitivo lo ayuda a identificar y desafiar los patrones de pensamiento negativo y las creencias irracionales que alimentan su ansiedad.

Terapia de exposición lo alienta a enfrentar sus temores y ansiedades en un ambiente seguro y controlado. A través de la exposición gradual al objeto o situación temida, ya sea en tu imaginación o en la realidad, obtienes un mayor sentido de control. A medida que enfrente su miedo sin sufrir daños, su ansiedad disminuirá.

Medicamentos para los trastornos de ansiedad.

Si tiene ansiedad lo suficientemente grave como para interferir con su capacidad para funcionar, los medicamentos pueden ayudar a aliviar algunos síntomas de ansiedad. Sin embargo, los medicamentos para la ansiedad pueden crear hábito y causar efectos secundarios no deseados o incluso peligrosos, así que asegúrese de investigar sus opciones con cuidado. Muchas personas usan medicamentos contra la ansiedad cuando la terapia, el ejercicio o las estrategias de autoayuda funcionan igual o mejor, menos los efectos secundarios y las preocupaciones de seguridad. Es importante sopesar los beneficios y riesgos de los medicamentos para la ansiedad para que pueda tomar una decisión informada.

Donde buscar ayuda

Apoyo en los Estados Unidos.

Línea de ayuda de NAMI: los voluntarios capacitados pueden proporcionar información, referencias y apoyo para las personas que sufren trastornos de ansiedad en los EE. UU. Llame al 1-800-950-6264. (Alianza Nacional de Enfermedades Mentales)

Encuentre un terapeuta: busque proveedores de tratamiento para el trastorno de ansiedad en los EE. UU. (Asociación de Trastornos de Ansiedad de América)

Apoyo internacional

Ver el vídeo: Documental Trastorno de Ansiedad y Crisis de Panico (Diciembre 2019).

Loading...

Categorías Más Populares